Rosario de María

Dios dijo: "Ore usando el Rosario de Mi Madre, incluso cuando sienta que su oración es vacía o mecánica, o cuando esté acosado por distracciones. La decisión de orar agrada a Mi Sagrado Corazón y al Inmaculado Corazón de Mi Madre. Acude a Mi Madre en cada necesidad tuya. La he hecho Mediadora Inmaculada de todas Mis gracias. Todo lo que te daría, quiero que lo tengas a través de ella. Ella está atenta a cada detalle de tu vida. Nada de lo que necesitas o sufres es insignificante para ella, y esto porque le he dado un Corazón capaz de ser madre de todo Mi Cuerpo Místico y de cada uno de sus miembros desde el mayor hasta el menor. Honra su presencia en tu vida. No abandones la oración de su Rosario; te une a ella. No descuides el Ave Maris Stella y los demás actos de amor por ella que te ha pedido o que el Espíritu Santo te ha inspirado a ofrecerle. Esos pequeños medios tienen un valor inmenso e incalculable a Mis ojos y a los de ella." (Libro: In Sinu Jesu: When Heart Speaks to Heart - El diario de un sacerdote en oración por un monje benedictino, 2016)


•🙏 reza con tu rosario o usa tus dedos 🤲 para contar.
•Toca la música de 'Ave Maris Stella' a continuación mientras rezas.
•Lea cada palabra a continuación para cumplir un Rosario a María.
•Haga clic en las imágenes para ampliarlas si es necesario.
🎼
Empecemos el Santo Rosario del lunes o el sábado para María...



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Dios, ven a ayudarme. Señor, date prisa en ayudarme. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, es ahora y será para siempre. Amén

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra; y en Jesucristo, Su único Hijo, Nuestro Señor, Quien fue concebido por el Espíritu Santo, nació de la Virgen María, sufrió bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; Ascendió a los cielos y está sentado a la dereceha de Dios, Padre todopoderoso; de allí vendrá a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida eterna. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Por la fe: Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Por la esperanza: Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Por la caridad: Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

MISTERIOS GOZOSOS - PRIMER MISTERIO - La Anunciación

Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia ante Dios. He aquí, concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David su padre, y él gobernará la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. "... María dijo:" He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra ". Y el ángel se fue de su presencia. (Lucas 1: 30-33, 38).
(Papa Francisco, Homilía, 13 de octubre de 2013) - Déjanos sorprendernos por Dios: Ante el mensaje del ángel, ella no oculta su sorpresa. Es el asombro de darse cuenta de que Dios, para convertirse en hombre, la había elegido a ella, una simple doncella de Nazaret. No alguien que vivía en un palacio en medio del poder y la riqueza, o alguien que había hecho cosas extraordinarias, pero simplemente alguien que estaba abierto a Dios y confiaba en él, incluso sin entenderlo todo: "He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra "(Lc 1,38). Y nos dice: Confía en mí, no temas, deja sorpréndete tú mismo, déjate atrás y sígueme!

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PURA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS POBRE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PRUDENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS DEVOTA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS HUMILDE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS OBEDIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PACIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS MISERICORDIOSA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS FIEL, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS TRISTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
MISTERIOS GOZOSOS - SEGUNDO MISTERIO - La Visitación

Durante esos días, María partió y viajó al cerro a toda prisa a una ciudad de Judá, donde entró en el casa de Zacarías y saludó a Elisabet. Cuando Elisabet escuchó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, y Elisabet, llena del Espíritu Santo, gritó en un en voz alta y dijo: "Bendita tú eres entre las mujeres. y bendito el fruto de tu vientre. ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? Porque en el momento en que llegó el sonido de tu saludo a mis oídos, el niño en mi vientre saltó de alegría. Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor." Y María dijo:" Mi alma proclama la grandeza del Señor; mi espíritu se regocija en Dios mi salvador "(Lucas 1: 39-47).
(Papa Francisco, Homilía, 13 de octubre de 2013) - Todo es un regalo de Dios: Mirá a Mary. Después de la Anunciación, su primer acto es uno de caridad hacia su anciana pariente Elisabet. Sus primeras palabras son: "Engrandece mi alma al Señor", en otras palabras, un canto de alabanza y acción de gracias a Dios no sólo por lo que hizo por ella, sino por lo que había hecho a lo largo de la historia de la salvación. Todo es su regalo. Si podemos darnos cuenta de que todo es un regalo de Dios, cuán feliz será nuestro corazones. Todo es su regalo. ¡Él es nuestra fuerza!

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PURA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS POBRE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PRUDENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS DEVOTA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS HUMILDE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS OBEDIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PACIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS MISERICORDIOSA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS FIEL, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS TRISTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
MISTERIOS GOZOSOS - TERCER MISTERIO - La Natividad

Llegó el momento de tener a su hijo y le dio nacimiento de su hijo primogénito. Ella lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. ... Ahora había pastores de esa región que vivían en los campos y cuidaban la vigilia de la noche sobre su rebaño. El ángel del señor se les apareció y la gloria del Señor brilló alrededor ellos, y tuvieron gran temor. El ángel dijo a ellos: "No temáis; porque he aquí, os anuncio buenas noticias de gran alegría que serán para todo el pueblo. Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, ha nacido un salvador quien es el Mesías y el Señor. Y esto será una señal para ti: encontrarán un bebé envuelto en pañales y acostado en un pesebre "(Lucas 2: 6-12).
(Papa Francisco, Homilía, 24 de diciembre de 2013) - Amor hecho carne: [Jesús] ha entrado en nuestra historia. ... vino a liberarnos de las tinieblas y para darnos luz. En él se reveló la gracia, la misericordia y el tierno amor del Padre: Jesús es el Amor encarnado. ... El es el sentido de la vida y la historia, que ha levantado su tienda en medio de nosotros. Los pastores fueron los primeros en ver esta "tienda", para recibir la noticia del nacimiento de Jesús. Fueron los primeros porque estaban entre los últimos, los marginados. Y fueron los primeros porque estaban despiertos, velando de noche, cuidando sus rebaños. ... Te bendecimos, Señor Dios más alto, que te rebajaste por nosotros.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PURA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS POBRE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PRUDENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS DEVOTA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS HUMILDE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS OBEDIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PACIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS MISERICORDIOSA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS FIEL, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS TRISTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
MISTERIOS GOZOSOS - CUARTO MISTERIO - La Presentación en el Templo

Cuando se cumplieron los días para su purificación según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, tal como está escrito en la ley del Señor: "Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor"... Ahora había un hombre en Jerusalén cuyo nombre era Simeón. Este hombre era justo y devoto, esperando el consuelo de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. ... entró el Espíritu en el templo; y cuando los padres trajeron en el niño Jesús para cumplir la costumbre de la ley en con respecto a él, lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios ... Simeón los bendijo y dijo a María su madre: "He aquí, este niño está destinado a la caída y el ascenso de muchos en Israel, y ser una señal que será contradecida "(Lucas 2: 22-23, 25, 27-28, 34).
(Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n. 286) - María, esperanza de los pueblos que sufren: [María] es la mujer cuyo corazón fue traspasado por una espada y que comprende todo nuestro dolor. Como madre de todos, ella es un signo de esperanza para los pueblos que sufren los dolores de parto de justicia. ... Como verdadera madre, camina a nuestro lado, ella comparte nuestras luchas y ella constantemente nos rodea con Amor de Dios. ... Como hizo con Juan Diego, María ofrece [a nosotros] consuelo y amor materno, y susurra en [nuestro] oído: "No se perturbe vuestro corazón ... ¿No estoy yo aquí, que soy tu madre? "

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PURA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS POBRE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PRUDENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS DEVOTA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS HUMILDE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS OBEDIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PACIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS MISERICORDIOSA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS FIEL, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS TRISTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
MISTERIOS GOZOSOS - QUINTO MISTERIO - El hallazgo del niño Jesús después de tres días en el templo

Cada año, sus padres iban a Jerusalén para la fiesta de la Pascua ... Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, pero sus padres no lo sabían. ... Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los profesores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. ... Cuando sus padres lo vieron, se asombraron, y su madre le dijo: "Hijo, ¿por qué nos has hecho así? Tu padre y yo te hemos buscado con gran ansiedad "(Lucas 2:41, 43, 46, 48-50).
(Homilía del Papa Francisco, 1 de enero de 2014) - Madre de Dios: Nuestro camino de fe es el mismo que el de María, por lo que sentimos que ella está particularmente cerca de nosotros. En cuanto a la bisagra de la fe de la vida cristiana, se refiere que la Madre de Dios compartió nuestra condición. Ella tuvo que tomar el mismo camino como nosotros mismos, un camino que a veces es difícil y oscuro. Tenía que avanzar en la "peregrinación de la fe" (Lumen gentium, n. ° 58). ... A ella le encomendamos nuestro camino de la fe, los deseos de nuestro corazón, nuestras necesidades y las necesidades del mundo entero, especialmente de los que tienen hambre y sed de justicia y paz, y de Dios. Vamos entonces juntos, la invocamos ... "¡Madre de Dios! Amén".

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PURA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS POBRE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PRUDENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS DEVOTA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS HUMILDE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, María Santísima Madre de Dios, MÁS OBEDIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS PACIENTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS MISERICORDIOSA, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS FIEL, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, MÁS TRISTE, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
Dios te salve, Reina, y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios nuestro, pedimos suplicantes, y tú príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

(LETANÍAS DE LA VIRGEN)
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.
Santa María, ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.
Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por nosotros.
Madre de Cristo, ruega por nosotros.
Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.
Madre de la misericordia, ruega por nosotros.
Madre de la divina gracia, ruega por nosotros.
Madre de la esperanza, ruega por nosotros.
Madre purísima, ruega por nosotros.
Madre castísima, ruega por nosotros.
Madre siempre virgen, ruega por nosotros.
Madre inmaculada, ruega por nosotros.
Madre amable, ruega por nosotros.
Madre admirable, ruega por nosotros.
Madre del buen consejo, ruega por nosotros.
Madre del Creador, ruega por nosotros.
Madre del Salvador, ruega por nosotros.
Virgen prudentísima, ruega por nosotros.
Virgen digna de veneración, ruega por nosotros.
Virgen digna de alabanza, ruega por nosotros.
Virgen poderosa, ruega por nosotros.
Virgen clemente, ruega por nosotros.
Virgen fiel, ruega por nosotros.
Espejo de justicia, ruega por nosotros.
Trono de la sabiduría, ruega por nosotros.
Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
Vaso espiritual, ruega por nosotros.
Vaso digno de honor, ruega por nosotros.
Vaso de insigne devoción, ruega por nosotros.
Rosa mística, ruega por nosotros.
Torre de David, ruega por nosotros.
Torre de marfil, ruega por nosotros.
Casa de oro, ruega por nosotros.
Arca de la Alianza, ruega por nosotros.
Puerta del cielo, ruega por nosotros.
Estrella de la mañana, ruega por nosotros.
Salud de los enfermos, ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.
Consuelo de los migrantes,ruega por nosotros.
Consoladora de los afligidos, ruega por nosotros.
Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.
Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
Reina de los Patriarcas, ruega por nosotros.
Reina de los Profetas, ruega por nosotros.
Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.
Reina de los Mártires, ruega por nosotros.
Reina de los Confesores, ruega por nosotros.
Reina de las Vírgenes, ruega por nosotros.
Reina de todos los Santos, ruega por nosotros.
Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros.
Reina asunta a los Cielos, ruega por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.
Reina de la familia, ruega por nosotros.
Reina de la paz. ruega por nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
ORACIÓN. Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.


Para el Papa Francisco:
Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

(Expresa tus intenciones de esta oración del Santo Rosario.)

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.



www.000webhost.com